+34.932.211.223
Búsqueda - Contenido

Consejos y trucos: Una instalación correcta prolonga la vida útil de la junta rotativa

Las juntas rotativas se usan para introducir y/o vehicular diversos fluidos a partes rotativas de las máquinas. Pueden vehicular fluidos como agua, aceite hidráulico o aceite térmico, aire comprimido, vació, líquidos refrigerantes, etc.

En el caso de las juntas rotativas más usuales, el sellado entre el elemento rotativo, “rotor” y el elemento estático, “estator” se realiza principalmente con sellos mecánicos con sus respectivas sutilezas técnicas.

 

A pesar del extremadamente preciso proceso de producción y el uso de materiales de alta resistencia, cada junta rotativa está sujeta a desgaste, lo cual es inevitable debido a su función.

A pesar de los parámetros técnicos que limitan la vida útil de una junta rotativa, como la velocidad, presión, temperatura, caudal, volumen y velocidad del caudal del fluido, muchos otros factores influencian la vida útil de forma considerable

 

Instalación correcta

        

 

En consecuencia, el proceso de montaje también es un factor principal para la vida útil de una junta rotativa. Debido a los rodamientos, es importante que se pueda girar libremente una vez montada. El uso de flexibles de longitud inadecuada o elementos roscados pueden causar fuerzas axiales a los rodamientos ya en esta fase.

En concreto, la instalación de los flexibles es muy importante. El principal aspecto: En primer lugar los tubos flexibles se han de montar en la junta rotativa y luego se conecta al extremo del eje roscando con el par de apriete recomendado. Al conectar el tubo flexible a la tubería fija, evitar la torsión de la manguera. - Nunca conecte la junta rotativa a una tubería fija. Estos flexibles deben disponerse en  un arco y sin torsión y luego conectarse a la tubería fija de forma estanca. Una junta rotativa debe ser conectada a la parte de la máquina también forma estanca, siempre y cuando no se sobrepase el par de apriete recomendado por el fabricante. Es aún más importante que el asiento para de la junta rotativa está libre de rebabas o virutas.

 

Si fuera necesario, el flexible de drenaje se ha de colocar siempre hacia abajo (al menos 15º) y con una sección transversal libre lo más grande posible. En caso de que la junta rotativa esté instalada verticalmente, el drenaje se ha de guiar hacia abajo; en caso de juntas rotativas montadas horizontalmente, el orificio para la fuga controlada se ha de posicionar hacia abajo, metafóricamente hablando, en posición de “las 6 en punto”

Si el drenaje se coloca por encima de los orificios de aireación, la junta rotativa se inundaría y causaría la fuga prematura y por lo tanto funcionaría de forma inadecuada.

Normalmente, los elementos antes mencionados, así como seguir las instrucciones de montaje debe ser una cuestión de rutina, pero en la práctica, algunos usuarios, evidentemente, buscan modelos de montaje “alternativos", como también se puede ver en las imágenes.

En vez de preguntarse por la “corta” vida útil de la junta, el usuario debe “escuchar” su junta rotativa inmediatamente después de la puesta en marcha. Rápidamente revela que la instalación no es correcta.

Si no gira concéntrica o se bambolea, el centrador no está en tolerancias – es un signo de desgaste de la rosca o de un montaje inadecuado.

La junta rotativa hace ruidos debidos a la vibración o está caliente en la zona de los rodamientos. Esto indica, de nuevo, que existe un desajuste en la instalación y que la junta rotativa no gira libremente.

Si se eliminan estos fallos de forma inmediata (o ya ni se hacen), el usuario se beneficia de una vida útil extensa de la junta rotativa basada en los parámetros de la aplicación, sin ningún elemento externo que pueda afectar al conjunto.

Es en ese momento en que la junta rotativa funciona como elemento de presión altamente efectivo y ayuda a reducir los tiempos de parada y costes de mantenimiento en la mayoría de los casos.